Podología

Podología

QUIROPODIA

La Quiropodia o lo que es lo mismo, la eliminación de durezas, callosidades, corte y fresado de uñas, es uno de nuestros principales tratamientos.

El proceso consiste en eliminar una capa de la piel endurecida y engrosada que se forma por la excesiva presión o fricción del pie. La causa la podemos hallar en un movimiento que realizamos al pisar y que se ve incrementado por problemas posturales, por un calzado inadecuado o por alteración o deformidad de las articulaciones de los pies.

 

CONFECCIÓN DE SILICONAS A MEDIDA

La silicona es un polímero perteneciente al grupo de los elastómeros que por sus características de elasticidad y resistencia son utilizados en muchos tratamientos ortopédicos y ortoprotésicos. En podología son utilizadas muy a menudo en protección de dedos, para alinear dedos en garra o juanetes. Utilizamos varios tipos de silicona:

Paliativas: protegen zonas de roce o presión para evitar la aparición de helomas y/o hiperqueratosis o dolores provocados por el roce con el calzado.

Correctivas: alinean dedos en garra, hallux valgus o juanetes para evitar su formación o impedir su evolución.

 

TRATAMIENTO DE PAPILOMAS

La verruga común se conoce como papiloma o papiloma plantar cuando su localización es en la planta del pie. Estas lesiones tanto en la planta del pie como en el resto del cuerpo están causadas por una infección viral en la piel que ocurre como resultado de un contacto directo con el virus. Estas lesiones aparecen en niños más comúnmente que en adultos. La humedad y el sudor en los pies predisponen a la infección por papilomas. Pueden infectarse en las duchas y en las piscinas y aunque no son altamente contagiosos, la exposición en el momento justo puede llevar al desarrollo de la infección por papiloma. Evitar el contacto con el medio ambiente es prácticamente imposible por lo que si un miembro de la familia tiene la infección debe de prestarse especial cuidado en mantener la ducha y el suelo del baño especialmente limpio. Los niños con papilomas plantares no deben de compartir su calzado con otros niños o miembros de la familia. Las niñas jóvenes suelen compartir sus zapatos con sus amigas y esto debe de evitarse cuando existen infecciones por papilomas.

El paciente refiere sensación de tener algo clavado en el pie, produciendo dolor punzante.

Las verrugas tienen un crecimiento rápido, pudiendo llegar a duplicar su tamaño en un mes.
Tienen una superficie rugosa y redondeada.
Pueden tener color gris claro, amarillo o pardo.
Suele afectar más frecuentemente a personas jóvenes.
Suelen ser más dolorosas al pellizco que a la presión.
Sangran al deslaminar la lesión.
El tratamiento debe iniciarse cuanto antes, ya que a mayor tamaño más tiempo se necesita para eliminar la lesión.

La forma de eliminarlos varía, pero el podólogo suele realizarlo a través de medios químicos, es decir, mediante la aplicación local y controlada de ácidos que van eliminando poco a poco la lesión. También pueden eliminarse mediante crioterapia (congelación), inyecciones intralesionales o mediante cirugía en caso de lesiones recidivantes a otros tratamientos.

 

ONICOCRIPTOSIS

La onicocriptosis, también conocida como uña encarnada, es causada por la hiperpresión en lámina ungueal, acompañada habitualmente de una infección que genera pus. Además, siempre se observan procesos inflamatorios alrededor de la zona afectada.

Inicialmente, aparece un ligero dolor en el borde interno de la uña que aumenta al caminar y que se puede agravar por el uso de zapatos estrechos. Los dolores son ligeros e intermitentes y se incrementan con la mínima presión. La piel adquiere entonces signos inflamatorios.

Si la uña se corta oblicuamente en el borde lateral, la molestia puede aumentar con rapidez, pues la parte restante penetra en las zonas blandas como un arpón. En ocasiones, aparece una pequeña inflamación con pus en esta misma zona que tiende a extenderse por encima o por debajo de la uña y causar un dolor insoportable.

 

PIE DE RIESGO

El pie del diabético debe considerarse un pie de riesgo, ya que es más susceptible a padecer determinados tipos de lesiones.

En un porcentaje elevado de pacientes diabéticos crónicos aparecen en sus pies lesiones a nivel de la piel que pueden ser agrabadas o producidas por alteraciones osteo-articular (dedos en garra, juanetes…), que terminan con alta frecuencia en lesiones necróticas (muerte de las celulas de la piel) o infecciosas.

Es preciso dedicarles una atención especial. Para su buen funcionamiento los pies necesitan una adecuada circulación sanguínea y percibir muy bien las sensaciones (tacto, dolor, temperatura…) Con el paso del tiempo, la diabetes mal controlada, puede producir una reducción del flujo sanguíneo y una disminución de la sensibilidad nerviosa. En consecuencia, un mayor riesgo de sufrir heridas que, justamente a causa de la circulación deficiente, serán de lenta y difícil curación, con gran peligro de infecciones.

 

PODOLOGÍA INFANTIL

La Podología Infantil recomienda el control periódico de los más pequeños para evitar la aparición de complicaciones posteriores. Una evaluación precoz de la forma de pisar de un niño puede ayudar a evitar muchas patologías en la edad adulta, realizando tratamientos correctores y preventivos. Tener un buen apoyo plantar garantizará un mejor desarrollo psicomotriz del niño y favorecerá la práctica deportiva del mismo. Caídas frecuentes y torpeza al caminar sin motivo aparente, dolores plantares y cansacio prematuro del niño nos deben alertar para consultar al podólogo.

No debemos olvidar que el niño está en una fase de desarrollo, crecimiento y formación, y por tanto, las alteraciones que pueda presentar se pueden consolidar en esta fase para hacerse permnentes en la etapa adulta. Por eso una alteración del apoyo plantar también afectará a la colocación de la rodilla y la posturología del niño.

Un correcto diagnóstico y tratamiento de las alteraciones estructurales y/o funcionales en pies y piernas de los niños (pies planos o cavos, pies valgos o varos, geno valgo, etc. ) es básico para permitir que el niño se desarrolle y crezca correctamente.

 

MICOSIS: Hongos en las Uñas

Una de las causas muy comunes de alteraciones en la uña es la presencia de hongos en las uñas de los pies. El hongo que infecta la uña es comúnmente el mismo hongo que causa el “pie de atleta” o infección por hongos en la planta del pie. Suele ser de crecimiento lento y produce daño con destrucción variable de la uña que la va lesionando comúnmente. Generalmente la infección comienza en la punta final de la uña y va creciendo progresivamente hacia el dedo. Casi nunca suele producir dolor por lo que muchas veces pasa inadvertida y cuando nos damos cuenta de su presencia ya está plenamente asentada en el pie. Con el tiempo la uña tiende a engrosar, cambiar de color y cambiar también de apariencia. Los pies con más sudoración contribuyen a la infección inicial y su diseminación posterior. Los hongos suelen preferir un ambiente húmedo, oscuro y caliente y es por esto por lo que suelen afectar más comúnmente a las uñas de los pies que a la de las manos. En ocasiones también puede aparecer junto con infección por hongos de la piel. A pesar de que los hongos en las uñas no son altamente contagiosos es importante mantener entre la familia limpias las áreas comunes como las duchas.

Diagnóstico
No todas las uñas engrosadas o amarillentas tienen infección por hongos. El daño o la presión constante al caminar por el calzado hace igualmente que las uñas se engrosen y se pongan amarillas. Esto se puede confundir con hongos y tratar incorrectamente la uña cuando en realidad no presenta una infección. Un especialista del pie y del tratamiento de las afecciones ungueales puede diferenciar entre alteraciones mecánicas o infecciones por hongos en las uñas. En ocasiones es necesario tomar un “cultivo” de la uña para hacer un correcto diagnóstico.

Tratamiento
Es mejor comenzar el tratamiento tan pronto como sea posible. En los casos iniciales con productor tópicos sobre la uña puede ser suficiente. En casos más avanzados es necesaria la prescripción de cierto fármacos para tratar las uñas que pueden ser tópicos, orales o combinaciones de ambos. Si existen factores como sudoración excesiva asociados, también deben de tratarse adecuadamente para asegurar el éxito del tratamiento.