“Nuestra piel necesita cuidados diferentes en cada estación del año”

¿Os suena esta frase? Cada vez que llega una época del año, nuestra piel sufre cambios debido al ambiente, factores externos….
Hoy os vamos a explicar que le sucede a nuestra piel en invierno, y a qué se debe esa tirantez y descamación que a veces sufre.
A pesar de que la piel cuenta con sus propios medios de autodefensa, durante los meses de invierno, nuestra piel está expuesta al frío, viento y cambios bruscos de temperatura. Todos estos factores deterioran su capa hidrolipídica, dejándola desnuda frente a las agresiones externas, con ello se acentúa la pérdida de agua y aparece la deshidratación por lo que la piel se seca, se vuelve áspera y con tendencia a descamarse.
La piel seca es una afección que puede afectar de manera permanente a algunas personas en la cara, brazos, piernas… pero todas las pieles tienden a resecarse en invierno.

¿QUE SUCEDE CUANDO LA PIEL SE DESHIDRATA?
El frío provoca una gran deshidratación cutánea, debido a la vasoconstricción de los capilares que éste provoca, se ralentiza la renovación celular, por tanto la capa formada por las células muertas aumenta e impide que la secreción sebácea llegue con facilidad a la superficie a lubricar y nutrir la epidermis, dejando la piel seca y sensible. Además la humedad relativa del ambiente baja a causa de la calefacción y provoca la evaporación del agua de la piel.
Todo esto trae consigo pérdida de elasticidad y, por tanto, arrugas. También pueden aparecer descamaciones por el exceso de deshidratación o incluso rojeces en las mejillas provocadas por la alteración de las paredes de los capilares debido a los cambios bruscos de temperatura.
Con el cambio de estación debería cambiar también nuestra rutina de belleza, los meses de frío que son en general meses “desecantes”, por lo que todos nuestros cuidados faciales deberían estar destinados a proteger la barrera natural de hidratación.
En resumen, según van bajando los niveles de higrometría (humedad atmosférica), la piel reacciona liberando hidratación, provocando que cada vez se seque más.
Por esta razón es importante elegir cuidados cosméticos adecuados que contengan tanto ingredientes hidratantes como lípidos para evitar la pérdida de agua transepidérmica.
¿CUAL ES LA DIFERENCIA ENTRE UNA CREMA HUMECTANTE Y UNA HIDRATANTE?
Humectante: Sustancia que absorbe o ayuda a retener la humedad.
La crema humectante es aquella que tiene como misión proteger la piel. ¿Cómo lo logra? Evitando que el agua que tiene su tejido se evapore y para ello lo que hace es actuar como si de una barrera de protección se tratase.
Estas cremas son ricas en glicerina, urea, alantoína, pantenol, etcétera, sustancias capaces de retener la humedad en la superficie.
Hidratante: Sustancia que imparte o restaura el agua de la piel.
Una crema es hidratante cuando aporta la cantidad de agua que necesita la célula para sus funciones metabólicas.
NUESTRA LINEA DE ELECCIÓN: La linea hydrabio de Bioderma, creadores de la patente Aquagenium®
La linea HYDRABIO de Bioderma, creadores de la patente Aquagenium®
Ingredientes de la Patente aquagenium®:
VITAMINA PP: estimula síntesis de lípidos y limita la pérdida de agua.
EXTRACTO DE SEMILLAS DE MANZANA: Estimula la síntesis de las aquaporinas, que son las que permiten la circulación de agua por toda la epidermis.
Es la linea perfecta, ya que por un lado aportamos a la piel el agua que necesita y también evitaremos que pierda agua.
Todos los productos de la línea tienen la patente aquagenium®:
– Hydrabio Serum: concentrado generador de una hidratación inmediata y duradera. Textura de rápida absorción ultra fresca. Potencia la hidratación a todo tipo de pieles. Lo utilizaremos siempre debajo de la crema.
– Hydrabio gel-crema: para pieles mixtas
– Hydrabio crema rica: piel seca y muy seca
– Hydrabio mascarilla: utilizarla por la noche; pondremos sobre la piel una fina capa y no retirarla, dejarla actuar durante toda la noche. Para una cura de hidratación la utilizaremos 3 veces por semana y luego como mantenimiento una vez por semana.
– Hydrabio exfoliante: Cuando hace frío, se produce vasoconstricción, es decir, los capilares se contraen disminuyendo la irrigación. Como consecuencia, hay menos oxígeno y nutrientes para las células, se retarda el recambio y se acumulan las células muertas, dando un aspecto opaco y grisáceo a la piel. Además esta exfoliante hidrata y nutre gracias a la manteca de karité.

COMPARTIR

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *